sexta-feira, janeiro 25, 2008

Música e Poesía

Fai uns días chegoume por correo un pequeno libro editado pola Universidade de Tartu e por Jüri Talvet: unha escolma bilingüe (inglés-estonio) do poeta nacional Juhan Liiv baixo o título "Meel paremat ei kannata / The mind would bear no better". Neste pequeno teatro pseudopolinesio que montamos arredor do intercambio de escritores de prestixio, a mín tocoume exportar ás terras do Báltico un exemplar, pequeno e verde, do 'Herba aquí e acolá' de Álvaro Cunqueiro.

Malia os enormes paralelos e semellanzas das literaturas periféricas, faiseme difícil topar un paralelo noso de Liiv, un poeta pobre, atomentado e enfermizo, en dura loita coa enfermidade mental e a melancolía. Hoxe, o premio nacional de poesía máis importante de Estonia leva o seu nome (un premio curioso, amais, xa que somentes é premiado un único poema por ano).

Eis unha mostra, nun pequeno poema que os traductores titularon 'O meu psalmo'. Na lectura que fixen esta tarde do libro, topei un perfecto acompañamento e contrapunto no disco de John Cage 'In a Landscape', que tece un fermoso e lene ruído fragmentario, minimalista, oriental, que vai engarzando moi ben coas imaxes do poeta estonio. Alomenos, esa é a recomendación que vos fago e á que alude o título desta entrada.


Tule, öö pimedus,
võta mind sülle!

Minu päike ei tunne mind,
öö jäänd mulle.

Ainust tähte sääl pole,
minul on kole.

Varja mu üle.


Ven, escuridade da noite,
cólleme no teu colo.

O meu sol non me recoñece,
a noite é o que me queda.

Non hai unha soa estrela,
Teño medo.

Goréceme.

Só un pequeno poema chega para que vexades a inmensa riqueza vogálica do estonio, que ten sido obxecto de fascinación para os lingüístas debido aos seus tres grados de lonxitude fonémica (breve, longo e extralongo), alén de contar cunha vogal tan curiosa como é a súa õ, que me botei a metade do verán tentando promunciar. Unha língua doce que tamén me namorou a mín, atrapándome nas súas redes sinuosas de xeos e ámbares inmensos. E que me serve de metáfora incompleta, case alegoría, desa Doncela de Xenxibre que brevemente voltei a ver o outro día...

10 comentários:

amauta castro disse...

Interesante comentario. Teño eu un grande afecto polas literaturas daqueles lares, especialmente de finlandia. Do kalevala en diante...Pero diso haberia que falar longo. Recomendo un fotografo finlandés, Purannen (creo lembrar que se ecribe asi). Saudos

torredebabel disse...

Si, interesante comentario. Sobre todo, pola sutil, case etérea transformación emocional que está deixándonos ver, benquerido Fravernero ;-).

Nébeda disse...

é vostede unha fonte de cultura.

saúdos dende Dinamarca.

Nébeda disse...

desas ás que non lle afecta a falta de chuvia, enténdese. ;)

dafrada II disse...

Que hai Manolo son eu Alexandre Dadas aproveito a ocasión para saudarte.polo que vexo viaxas máis que Tintin.Ando de sustituto en Cedeira e aproveito a ocasión para recomendarche o blog de Maxi Rei lembras,aquel de M.E.U.;Ai que carallo canto votovós de menos

Laurindinha disse...

Que post tan interesante! Non sei se prefiro a información poética ou a fonemática!
Aínda que inevitablemente o meu corazón vai para ese magnífico libro de Cunqueiro...

dafrada II disse...

Poeta pobre e enfermizo galego? Envialles algo de Manuel Antonio "De catro a catro".Ademais Estonia é un pobo de Mar;o báltico concretamente.Ademais de coloboracionistas pro-nazis;pero quen este libre de pecado que tire a primeira pedra.

Colectivo Literario Sacou disse...

Moi boas Manolo:

Envíoche este comentario para que saibas que o blog do Colectivo Literario Sacou volve a estar activo. Agardamos as túas colaboraçons, já sabes! (suponho que te lembrarás da clave e contrasinal. Em caso de nom te lembres envía mail a sacounoia@hotmail.com)

Um saúdo!!

dafrada II disse...

Bon agora que estamos en caza de bruxas na galiza lembrar que Dona Maria SanGil tamen coceu fabas.
www.asueldodemoscu.net:
Antiguamente, los líderes políticos se sometían sin filtros al debate con la gente, y generalmente no pasaba nada. Todos recordamos las fotos de Roosevelt recorriendo Estados Unidos en el tren electoral y hablando desde él a los votantes, o de los mítines que daba Winston Churchill, en las calles y en las plazas londinenses, encaramado en su coche, a dos, a tres metros de su auditorio. Se les aplaudía y se les abucheaba, y ellos trataban de hacerse con el control de la situación con el uso de la palabra, hablando, tratando de convencer al público y, cuando fracasaban en el intento, se llevaban una bronca de mucho cuidado. Asistir a un acto político en una universidad constituía un riesgo seguro de recibir un sonoro abucheo por parte de algún sector de estudiantes. Felipe González es un político contradictorio que tenía una capacidad fuera de toda duda para manejar los encuentros políticos con la gente. Todos, menos los cortos de memoria y los pobres de espíritu, recordamos aquella ocasión en que un grupo de estudiantes de extrema derecha enviados por el patético Aznar del «váyase señor González» le abuchearon sin tregua ni perdón. Dijo don Felipe una frase cargada de razón: «esto me va en el sueldo». Es cierto, les va en el sueldo. A todos, incluida la dirigente franquista María San Gil, que el otro día recibió una bronca que algunos califican, en mi opinión exageradamente, de delictiva, en Galicia. El PP nos ha querido acostumbrar a una especie de política de guante blanco en sentido unívoco, es decir, con ellos hay que comportarse con una elegancia exquisita, mientras que ellos pueden arremeter contra los demás con todo tipo de tropelías, incluida la acusación velada y no velada al partido que les ha ganado las elecciones de estar detrás del peor atentado terrorista que ha sufrido nunca España. Ellos, que se consideran con el derecho de gritarles a las víctimas del terrorismo «meteos vuestros muertos por el culo»; ellos que han convertido el Parlamento en una taberna ruidosa llena de borrachines; ellos que han vuelto a llenar las calles españolas de banderas franquistas, que han acusado al Gobierno de vender Navarra a ETA y de ceder ante los terroristas, que se niegan a condenar a Franco, porque con Franco había paz, según señaló la propia maría San Gil; ellos, que han insultado y despreciado a los héroes que lucharon por restaurar la democracia en España y han boicoteado desde la oposición la política antiterrorista del Gobierno, ahora quieren que no les chistemos, que si les vemos por la calle no les mostremos el olímpico desprecio que les profesamos, y exigen que cuando comparecen ante el público se les escuche respetuosamente y no se les abuchee. Pues va a ser que no, porque no son los políticos los que tienen libertad de expresión, sino los ciudadanos, y de la misma manera que unos tienen derecho a acudir al mitin de María San Gil a escucharla y a vitorearla a gusto, otros lo tienen a presentarse allí y abuchearla hasta quedarse afónicos, que le va en el sueldo. Así ha sido siempre, salvo aquellos 39 años de paz que admira María San Gil.

Por eso, ni apoyo a doña María, ni me me solidarizo con ella, ni condeno nada. Lo que sí hago es rezar para que no me ilegalicen el blog.

Mario disse...

Rapaz!!! Aver se volves que xa vai para dous meses.